Palabras ajenas #2 "Nuestro mundo muerto" Liliana Colanzi

noviembre 27, 2017





"La escritura de Colanzi es brillante, intuitiva pero a la vez precisa, nada gratuita. Sensorial y enigmática. En ella hay constantes presagios, el aroma de un destino maldito. Las palabras encierran un sentido invisible, no han de usarse nunca con improvisación ni inconsciencia...Su madurez y su talento son envidiables. El tiempo confirmará lo que para mí es hoy una seguridad sin rendijas"
Sara Mesa




Fuente

En mi búsqueda personal por nuevas escritoras me encontré con la joven: Liliana Colanzi, decidí avanzar en el vacío. Debo confesar que nunca leí un autor boliviano ¿cómo puede ocurrir eso? He leído a japoneses y no a bolivianos, inexplicable.


Este año fue difícil en muchos sentidos, la lectura no fue una excepción, el escaso tiempo, las pocas horas de sueño y la edad (sí, no puedo disimularlo) impactaron directamente en mi concentración.


La narrativa breve contribuyó a que retornara a sentir el placer de un libro leído. Los cuentos son como pequeñas grajeas que permiten al lector ingresar a nuevos mundos, externos e internos, conocer diversos personajes y avistar nuevos esquemas narrativos, otras voces, otras formas de decir. 


Fuente
Liliana Colanzi nació el 27 de marzo de 1981, en Santa Cruz, Bolivia. 

Estudió Comunicación Social en  Santa Cruz y obtuvo una maestría en Estudios Latinoamericanos en Cambridge y es doctorada en Literatura comparada en Cornell. 

Lleva tres libros publicados: "Vacaciones permanentes" (2010)
"La ola" (2014)
"Nuestro mundo muerto" (2016)




 El libro en cuestión está compuesto por ocho cuentos: 

"El ojo" relato que me hizo recordar mucho a "Carrie" de S.King y esa madre siniestra y represora. Lo religioso y la sordidez sexual crean un ambiente psicótico: "El Enemigo viene disfrazado de ángel, la madre prosiguió, pero su verdadero rostro es terrible. No te olvides nunca de que llevas su marca en la frente. Él conoce tu nombre y escucha tu llamado"

"Alfredito" cuento en el que se cuestiona el umbral de la muerte, emerge uno de los aspectos presentes en su narrativa: la incorporación de supersticiones indígenas, las creencias populares. 

"La ola" lo onírico se mezcla con lo sobrenatural, una ola se apodera de una estudiante universitaria que atraviesa una experiencia transformadora: ¿el poder creativo? tal vez. 

"Meteorito" un elemento del espacio exterior irrumpe en la tierra pero el narrador se detiene en el interior de los personajes. Los destellos luminosos revelan la violencia de una historia profunda. 

"Caníbal" el esquema del cuento anterior se reitera, la amenaza exterior es solo una imagen que desnuda lo íntimo. 

"Chaco" esta narración presenta la voz de un indio muerto que se instala en la cabeza de un asesino.

"Nuestro mundo muerto" cuento que da título al libro me recuerda a R.Bradbury, la acción se ubica en Marte pero los personajes están presos a los recuerdos de una tierra que no existe más que en sus cabezas.

Y, por último, "Cuento con pájaro" relato complejo, polifónico y con saltos temporales. 


La narrativa de la autora da voz a lo ancestral, se debate entre lo que se puede percibir y lo sobrenatural. Crea una atmósfera por momentos asfixiante, literalmente en "Alfredito" : "Tita lo encontró en la madrugada, boqueando. Morado. Cuando lo llevaron a la clínica ya no respiraba"; veladamente en "Meteorito": "Se despertaba sacudido por un golpe de adrenalina, listo para defenderse del zarpazo de una fiera o del ataque de un ladrón enmascarado..."

La realidad se altera, la escritura es "como un portal hacia lo desconocido" dice Colanzi. La fatalidad, lo demoníaco, dejan al lector ese agridulce que nos amenaza desde ese mundo múltiple de apariciones, percepciones místicas, supersticiones, lo fantástico, la muerte. 

Se advierte un "trasfondo social", el éxodo forzado  de los nativos (ayoreas, collas) de las zonas rurales hacia la ciudad, la explotación de los indígenas a manos de las familias ricas y también se nota, una fuerte presencia de lo familiar. 

Es complejo escribir sobre una colección de cuentos, reitero mi invitación y deseo haber sido justa con su narrativa.

¿Leen cuentos? ¿Habían leído o escuchado sobre ella?













You Might Also Like

2 comentarios

  1. ¡Hola, Lau! Pah, me dejaste interesada con varios de los cuentos que mencionaste. Y sí, cuesta bastante. Es muy fácil leer autores ingleses, japoneses pero a veces nos cuesta abrirnos yn poco más en la gran variedad que presenta la literatura.
    ¡Beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Es verdaderamente interesante, tanto como Samanta Schweblin o Mariana Enriquez, no sé porqué no es tan conocida.
      Abrazo.

      Eliminar