Litermas #5 - Palabras ajenas #4 - Sangre en el ojo - Lina Meruane

diciembre 05, 2017











Este libro fue publicado en 2012 por Eterna Cadencia editora, consta apenas de 176 páginas. La autora fue galardonada con el premio Sor Juana Inés de la Cruz, este es otorgado con la finalidad de contribuir a la difusión de la literatura escrita por mujeres.

"En Nueva York, en medio de una fiesta, buscando en su cartera debajo de la cama la jeringa que debía inyectarse, Lucina experimenta eso que tantas veces le habían dicho que inevitablemente pasaría. Algo como un fuego artificial atraviesa su cabeza, pero no es fuego lo que ve sino sangre derramándose dentro de su ojo, la sangre más estremecedoramente bella que haya visto nunca, la más inaudita, la más espantosa, pero solo ella puede advertirlo."


Fuente


La autora revela que, en principio, su objetivo era escribir unas memorias sobre un episodio de ceguera emocional pero su narrativa se desplazó hacia la ficción, por lo tanto, podemos hablar de ficción autobiográfica: "¿Entonces eres o no Lina Meruane? A veces soy, dije, cuando los ojos me dejan; últimamente cada vez soy menos ella para volver a Lucina"

La novela me generó angustia, no podía dejar de imaginar la posibilidad de mis ojos cubriéndose de sangre. Lo más aterrador es el "derrumbe" del mundo a su alrededor. Cabe la posibilidad de una ceguera absoluta, no hay respuestas médicas, a pesar de las incontables consultas (qué personaje el médico), la incertidumbre lo cubre todo.

Me detendré en uno de los aspectos que más llamó mi atención, la prosa y su particular puntuación. Es una prosa que revela un pensamiento en suspenso, un pensamiento trunco, una prosa por momentos poética y muy sensorial, jamás se desprende de lo material, piensa y ve con los dedos. Los objetos se animan, el tiempo se deforma.


fuente

Durante la espera, el médico sugiere que viaje, le recomienda revisitar los vínculos cercanos, ese regreso a la patria/madre es, para este personaje con un carácter tan hosco, muy complejo. La tensión en la prosa trunca, evidencia la relación entre la protagonista y los demás. 

Si imaginar la ceguera me angustió, pensar en el regreso al lugar de origen, a la madre, fue perturbador. La protagonista dice: "...se vino mi madre, con el entrecejo fruncido, pensando quizá qué cosas que herían como azotes, el trabajo que le había costado ser mujer y la trampa elegida de la maternidad, la angustia de haber engendrado un problema y no haberlo sabido solucionar"

En su familia la enfermedad es un tabú, no se la nombra: "Sin saberlo ellos conspiraban contra mi escasa paz interior, contra mi imperiosa necesidad de estar un poco sola con mis miedos y mi enorme ingratitud"

En medio de la trama surge la historia de amor: en Santiago y en la relación, Ignacio es el ciego, es el guiado.  Los fragmentos referidos a él aparecen entre paréntesis: "(Abre bien los ojos, Ignacio, lo estás viendo sin verlo). Nada, suspiró Ignacio agotado como un ciego nuevo" 



Fuente


Creo que en este momento la ceguera se aleja de lo material y cobra una textura metafórica, el redescubrirse, verse a través del amante, en la intimidad: "...me mordió los pezones que eran los ojos abiertos de mi pecho, y para entonces también yo había acabado de despertar y lo forcé devuelta sobre la cama olvidándome de todos mis dolores, y le besé el comienzo de los muslos, entre las piernas que olían a humedad y encierro..."

Para terminar, destacaré el papel de la palabra escrita: "Tú solo puedes ser tú en la proximidad de la palabra escrita (...)quizá ya no sería más Lina, quizá estuviera retrocediendo al abismo. (...)Ni quería ni podía ser otra ya, y menos aquella"

El final es abierto, permite al lector imaginarse el más esperanzador o  el más perverso. 

Vale la pena leerla. 

Fuente
Lina Meruane nació en Santiago de Chile en 1970. Es escritora y ensayista. Su obra de ficción incluye los relatos de "Las infantas", así como las novelas Póstuma (2000), Cercada (2000) y Fruta podrida (2007), además de numerosos cuentos publicados en diversas antologías y revistas en español, inglés, francés y alemán.

Ha recibido becas de escritura del Fondo de Desarrollo de las Artes de Chile, de la Fundación Gugenheim y de la National Endowment for the arts. En 2006 obtuvo el premio del Consejo Nacional de Cultura y de las Artes de Chile a la mejor novela inédita con Fruta podrida. En 2011 ganó el premio Anna Seghers y en 2012, el Sor Juana Inés de la Cruz por Sangre en el ojo.

Actualmente enseña Literatura y Cultura Latinoamericana en el Liberal Studies Program y da talleres en el Máster de Escritura en Español de la Universidad de Nueva York 

You Might Also Like

2 comentarios

  1. woow, se nota que es un libro intenso, buena reseña!
    Aunque, me genera tanto miedo y tanta inseguridad el tipo de historia que creo que viviría angustiada como tu leyéndolo.
    Por ahora paso, pero interesante lectura a tener en cuenta.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana! sí, es intensa pero la prosa no es compleja. Te la recomiendo.
      Besos

      Eliminar