Litermas #6 - Ellas#1 - Delmira Agustini

diciembre 06, 2017





Hola a todos, inauguro esta sección escribiendo sobre esta gran poeta uruguaya: Delmira Agustini.



Fuente







Delmira nace en un hogar de clase media alta, el 24 de octubre de 1886 y es la integrante más joven de la Generación del 900 (grupo de escritores uruguayos que publicó su obra entre 1895 y 1925).

De acuerdo con su condición social y la época, que confinaba a las señoritas al hogar paterno y a salidas en familia, nunca solas, es educada principalmente por su madre, figura dominante que idolatra a su hija y desplaza a un segundo plano a las figuras masculinas de la familia.

Es una niña precoz, dotada de una gran sensibilidad e inteligencia. Estudia piano, francés y pintura.

En 1907 publica "El libro blanco", y "Cantos de la mañana"en 1910, en este libro ya su voz se impregna de erotismo pero será en "Cálices vacíos" donde se consolida definitivamente su estilo.

Su poesía provoca desconcierto en la sociedad conservadora de la época, en ese Montevideo del novecientos, tan asfixiante.

Dice Delmira: "Y me seduce declarar que si mis anteriores libros han sido sinceros y poco meditados, estos "Cálices vacíos", surgidos de un bello momento hiperestésico, constituyen el más sincero, el menos meditado...y el más querido"

Fuente

Delmira fue para su familia, durante toda su vida, La Nena, y como tal se comportaba en el hogar paterno. Fue una joven que solía encerrarse en su cuarto a escribir versos que daban voz a sus pulsiones eróticas, con respecto a esto dice Arturo Sergio Visca: "una doble personalidad: la de una niña poco menos que ingenua, sometida al rigor de la casi despótica autoridad materna, y cuya vida, despojada de experiencias vitales intensas(...); la de la mujer que, en soledad y en contradicción con su personalidad de todos los días escribía afiebrados arrebatos, poemas traspasados de candente erotismo". 

En 1903 publicó su primer poema titulado "Poesía", en la revista "Rojo y Negro", un año después, la revista "La alborada"  publicó un elogioso artículo sobre Delmira y prometió su colaboración en próximos números, la que se concretó a través de una sección titulada: "Legión etérea"; en ella la poeta escribía bajo el seudónimo de Joujou, sobre mujeres intelectuales y artistas de la época. 

Entre la publicación de un libro y otro Delmira conoció a Enrique Job Reyes, un apuesto joven, rematador de haciendas, alejado de la intelectualidad. Se casan el 14 de agosto de 1913 y el 6 de octubre de ese mismo año  Delmira se separa y regresa a la casa paterna.
En noviembre Delmira interpuso una demanda de separación aludiendo a la conducta inapropiada de su marido, Job Reyes niega la acusación pero alega que estaba dispuesto a aceptar sus deseos ya que la vida en común sería insostenible. 

Sin embargo, esta actitud contrastaba con la realidad ya que, seguí escribiéndole cartas y amenazándola. 

Cualquier parecido con la actualidad NO es mera coincidencia. 


No obstante, Delmira y Job Reyes continúan encontrándose, secretamente, en una habitación alquilada por él en la calle Andes 1206. El 6 de julio será su último encuentro puesto que es asesinada por su ex esposo con dos tiros en la cabeza.  

Sobre este hecho escribe Galeano: 

1914 - Montevideo, Delmira

En esta pieza de alquiler fue citada por el hombre que había sido su marido; y queriendo tenerla, queriendo quedársela, él la amó y la mató y se mató.Publican los diarios uruguayos la foto del cuerpo que yace tumbado junto a la cama. Delmira abatida por dos tiros de revólver, desnuda como sus poemas. Las medias caídas, toda desvestida de rojo.--Vamos más lejos en la noche,vamos... Delmira Agustini escribía en trance. Había cantado a las fiebres del amor sin pacatos disimulos y había sido condenada por quienes castigan en las mujeres lo que en los hombres aplauden, porque la castidad es un deber femenino y el deseo, como la razón un privilegio masculino. En el Uruguay marchan las leyes por delante de la gente, que todavía separa el alma del cuerpo como si fueran la Bella y la Bestia. De modo que ante el cadáver de Delmira se derraman lágrimas y frases a propósito de tan sensible pérdida de las letras nacionales, pero en el fondo los dolientes suspiran con alivio: la muerta muerta está y más vale así.Pero ¿muerta está?¿No serán sombra de su voz y eco de su cuerpo todos los amantes que en las noches del mundo ardan?¿No se harán un lugarcito en las noches del mundo para que cante su boca desatada y dancen sus pies resplandecientes?.






Delmira es, de las poetas modernistas, la más cercana a Rubén Darío, esta influencia puede verse en el deseo de huir de la vulgaridad; en el vocabulario poético utilizado, en el uso del color.

Su poesía está repleta de alusiones a la muerte, al tiempo, al dolor, al misterio pero según Arturo Sergio Visca no podemos creer que esto le otorgue a su poesía un marco filosófico y místico, sino que la esencia está en lo carnal.


 "El libro blanco" consta de 51 poemas publicados cuando la poeta tenía veintiún años. Se divide en dos secciones, en él predomina la espiritualidad, el amante es ideal, soñado más que presente.

"Cantos de la mañana" está constituido por tres prosas poéticas y 19 poemas, el tema principal es el amor. La crítica se pone de acuerdo que en este libro alcanza la madurez poética. En el mismo el lenguaje se carga de una fuerza metafórica, surge la pasión amorosa y su sentido trágico.


"Los cálices vacíos" consta de tres secciones, la primera contiene 21 poemas, la segunda es una reedición de "Cantos de la mañana" y la tercera incluye 30 poemas de los 51 que aparecían en "El libro blanco".

Póstumamente apareció una edición titulada "Obras completas" en la que el lector toma contacto con "El rosario de Eros" y "Los astros del abismo"



En sus libros Delmira utiliza recursos propios del Modernismo pero esta los emplea de manera diferente, en lo que refiere a la métrica se nota su preferencia por el soneto, la búsqueda del sonido bello y melódico no fue, en su obra, una preocupación fundamental.

Es su poesía, según Zum Felde, triste y melancólica, aparecen reiteradamente la presencia de estatuas y serpientes.

Su poesía es dispar en cuanto a calidad y, a la vez, es indiscutible su originalidad que no está en la forma, ni en el estilo sino en la profundidad de la vivencia, en la revelación de las pulsiones sexuales, en escribir desde la mujer.

Para terminar esta breve publicación sobre la autora, porque créanme que hay muchísimo por descubrir y decir, comparto uno de sus poemas hechos canción por una gran cantautora uruguaya: Rossana Taddei:




Además les recomiendo este vídeo que es un breve documental sobre la autora y su obra. En él, el autor uruguayo Rafael Coutoisie aclara que Enrique Job Reyes mata a Delmira por despechado, en la estructura de la construcción social de la mujer, ella se negaba a ser "esposa de..."

Además agrega que es un ícono de la poesía porque representa, por un lado, es una de nuestras mayores poetas uruguayas, por otro lado hay algo mágico que es el contraste con María Eugenia Vaz Ferreira, lo metafísico ante lo físico.

Según el autor, la muerte de Delmira se está repitiendo, cien años después, todos los días y tal vez, esa sea la respuesta a la pregunta de porqué en Uruguay no se haya estudiado tanto la obra de la autora.


Los demás vídeos citados pertenecen a una campaña de la Cámara uruguaya del libro, titulada: Delmira en tus labios (2014), por el Centenario de su muerte.

Gracias por leerme. ¿conocías a la autora? ¿Su historia? ¿Su obra? 


You Might Also Like

4 comentarios

  1. Siempre me dejó muy triste la historia de Delmira. Siempre.
    Igual, tengo que leerla más.
    Gracias por tu entrada ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! A mí también me entristece y ahora lo tengo claro, el asesinato de Delmira nos muestra que no hemos cambiado nada, hace más de cien años y sigue ocurriendo lo mismo.
      Hay que leerla más, siento que su poesía es muy importante y que no se le ha dado la valoración justa, mientras Juana es la de "América" la que abrió el camino para hablar desde la mujer fue Delmira.
      Abrazo y gracias por leerme.

      Eliminar
  2. ¡Hola, Laura!
    Recién descubro esta entrada. ¡Te agradezco muchísimo que la hayas compartido!
    La verdad, de Delmira solo conozco algunos de sus poemas y sobre su vida sabía muy poco. Sobre todo conocía lo de su asesinato.
    Por eso decidí que sea una de las autoras nacionales que quería profundizar este año y tu publicación me viene bárbaro para saber más.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me alegro que te haya servido, Delmira es una de mis preferidas por su manera de enfrentarse a la sociedad pacata y conservadora del 900.
      Besos y gracias por leerme

      Eliminar