Palabras ajenas - "Barro Blanco" de Mario Sarabí #uruguayosalmundo

by - febrero 02, 2018



Hola a todos, este libro es mi primera lectura para el desafío #Uruguayosalmundo. Me lo regaló mi hermano el primero de enero, lo extrajo de sus estanterías y me dijo algo así como: Tomá, es una desgracia.

En la contratapa hay una cita de la novela "Juntacadáveres" de Juan Carlos Onetti: 
"-Estoy seguro de que todo esto lo inventó usted. Es absurdo, ya sé. Y me refiero a todo, no solo al final que está resuelto a contemplar más por un misterioso, para mí, sentido del deber que por el goce que pueda darle asegurarse de la derrota. Es decir, de su propio fracaso. Y más: de toda la bazofia que llena los dos autos, ninguno es peor que usted. Nos conoceremos poco, es cierto, pero nunca me equivoco. A veces, cuando lo pienso y lo miro, le tengo desprecio. Otras veces lástima. Quería decírselo como despedida"

La curiosidad que despertó en mí las palabras de mi hermano más el amor que tengo por Onetti hizo que fuera corriendo a leer el libro. 

En su decálogo del perfecto cuentista Horacio Quiroga dice, específicamente en los tres primeros puntos:
I
 Cree en un maestro -Poe, Maupassant, Kipling, Chejov- como en Dios mismo.
II
Cree que su arte es una cima inaccesible. No sueñes en domarla. Cuando puedas hacerlo, lo conseguirás sin saberlo tú mismo.
III
Resiste cuanto puedas a la imitación, pero imita si el influjo es demasiado fuerte. Más que ninguna otra cosa, el desarrollo de la personalidad es una larga paciencia
Alguno se preguntará por qué estoy citando esto, les explico: es porque Mario Sarabí cree en Onetti como en Dios mismo, cree que su literatura es una cima inaccesible pero no se resiste a la imitación. 
Buscando información sobre él llegué a una entrevista en la que menciona estar un poco aburrido del molde que utilizan los escritores uruguayos contemporáneos, confieso que me pareció un poco pedante su comentario, aunque le doy la razón en algunos aspectos no creo que su literatura se aparte tanto de la narrativa actual.


Mario Sarabí es un escritor y artista plástico nacido en Paysandú, el 7 de octubre de 1981. Publicó cuatro libros de poesía: "La Maga y otros manifiestos" en 2007, "Desde el jardín de Anubis" en 2008, junto a Javier dos Santos, "Principes del Talión" una muestra de escritores uruguayos en 2009 y "Semen" libro objeto con poemas y dibujos en 2010.
En narrativa publicó: "Matar a López" en 2011, "El arcón de los intrusos" y "Barro Blanco" en 2013 y "La descendencia de los malignos" en 2016
La historia se estructura en dos: un capítulo corresponde a una carta firmada por María Luisa y dirigida a nuestro Alejandro, que será la voz narrativa de una especie de soliloquio, que sufrirá el contenido de las misivas. 
María Luisa y Alejandro estaban casados, tienen dos hijos. Viven en Barro Blanco, a orillas del Muerto. Cuando comienza la historia ella ha abandonado la casa porque lo descubrió siéndole infiel con la niñera: Raquel. 
Separados, María Luisa se encargará de escribirle cartas en las que narrará sus aventuras sexuales primero con desconocidos, luego con hombres cercanos a la realidad de Alejandro. Él, un escritor que ella califica como fracasado porque nunca se puso a escribir, se queda con los hijos, se emborracha y se va envenenando con las historias que ella le escribe. 
¿Suena interesante, verdad? Onetti ya lo escribió y por eso cité a Quiroga. El cuento "El infierno tan temido" narra esta historia. Obviamente que Sarabí le da un giro a su historia pero no creo, como afirma él en la entrevista a la que me referí anteriormente, que haya cortado el cordón que lo une. Y las referencias a Onetti no paran por ahí: la calle Brausen, la Santa María a la que decide irse Alejandro para tratar de olvidar.  
La prosa es poética, las escenas sexuales son armónicas, naturales; las descripciones del río son dinámicas, nada que reclamarle: "Se me antoja una metáfora que no logro precisar, una parábola que engrille este modo pusilánime y amedrentado de vivir con el sabor agrio de los nísperos que todos hemos chupado, sin verdadero placer o devoción."
Alejandro se regodea en el dolor, asume la traición, se refiere a sus hijos, a la imposibilidad de criarlos, de amarlos y narra "la ficción dentro de la ficción" el cuento de la inundación. Las referencias a autores consagrados continúa porque remite a Cortázar y su personaje de la Maga y la llegada de los gitanos, en este caso, clara alusión a la obra de Gabriel García Márquez. 
El río, aparece como un elemento fundador de la historia entre ellos, es evidente que funciona como una alegoría: el Muerto. 
Casi al final Alejandro decide escribir su novela: Apuntes para María Luisa, la puta y narra sobre la crecida del río, la invasión de los insectos, el parto del hijo y el nacimiento de la hija y luego cita un fragmento de un libro que servirá de puntapié a su ficción. 
Es un retrato de las miserias humanas, el deterioro físico y psicológico que atraviesa el personaje masculino y las aventuras sexuales a las que se "somete" María Luisa nos muestran a dos personajes rotos, él dice: "Me hiere, hiriéndose" que dejan como resultado a dos víctimas: los hijos. 
El final tiene un giro de tuerca muy interesante pero del que no debo escribir para no arruinar la experiencia de cada lector. No me impactó el desenlace, si el lector es atento podría adelantarse. 
Fue una buena experiencia leerla, si me cruzo con algún otro libro del autor le daré otra oportunidad.
¿lo conocen? ¿lo leerían?
Gracias por leerme. 




You May Also Like

6 comentarios

  1. Hola!
    Yo participo en la iniciativa "Seamos Seguidores".
    Sigo tu blog,me sigues tu también?

    https://elenabienvenido.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Formo parte de la iniciativa y ya te sigo en el blog y en Instagram, este es mi blog: https://magiaenelalma.blogspot.com.es/
    ¡Un abrazo, nos leemos!

    (Perdona que escriba aquí, no encontré la entrada de la iniciativa)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina! ya te estoy siguiendo en el blog. Bienvenida.

      Eliminar