MUJERES 2018 - ¿PRINCESAS?

by - marzo 08, 2018

*
Fuente

Hola a todos, para empezar con la semana de MUJERES 2018: ¿Princesas?
¿por qué entre signos de interrogación? porque convengamos que estos estereotipos han provocado diversas opiniones.

Hoy, en cambio, hablaremos de "otro" tipo de princesas:

1- Pingyang: La princesa que dirigió un ejército (entre los años 600 y 623, dinastía Tang, China)


fuente
Pingyang era hija del duque de Tang y gobernador de Taiyuan, cuando su padre y su hermano se empeñaron en enfrentarse al ejército imperial, decidió no esperar sentada a que la tomaran como botín de guerra. Se puso manos a la obra y optó por dirigir sus propias tropas, formadas por más de setenta mil soldados. Gracias a ella, su padre consiguió hacerse con el trono e iniciar una dinastía considerada hoy en día como la edad de oro de la China imperial.

Lo hizo, por cierto, antes de cumplir los veinte años.

Cuando su esposo, jefe de la guardia imperial, decide acompañar a su suegro, lo que significaba rebelarse contra el tirano emperador: Yangdi, Pingyang no desfallece, ni se asusta, le dice a su marido que no tema por ella pues seguirá sus pasos.

Se dirigió a la finca de su familia en la provincia de Hu, allí se encontró con una población hambrienta y sufriendo por la guerra y una terrible sequía. En una jugada astuta, abrió las tiendas de comida a las masas, esta acción le brindaría una estima sin igual, en ellos encontraría las fuerzas de sus ejércitos.

Meses después las fuerzas de su padre y su hermano estaban enfrentados en una batalla sangrienta con el ejército del emperador. Consciente de que la supervivencia dependía de la superioridad numérica, Pingyang decidió incrementar el volumen de las tropas familiares con sus propios soldados.

Empezó a reclutarlos a lo que ella llamó el "Ejército de la señora". Forjó alianzas con los grupos rebeldes más numerosos y con mayor capacidad de combate de toda la provincia de Hu e incluso convenció a aliados imperiales de que abandonaran a Yangdi y se pusieran a sus órdenes.

Obligó a los soldados a jurar que no saquearían los pueblos conquistados, pero lo más sorprendente es que tras las victorias, las tropas distribuían alimentos entre sus nuevos súbditos. 

Las correrías del Ejército de la Señora a lo largo y ancho de Hu forzaron al emperador a enviar tropas para plantar cara a la valiente guerrera. Pero ella las derrotó con contundencia y sirvió en bandeja a las fuerzas de su padre y su hermano la victoria sobre el ejército del emperador.

Una de las primeras decisiones de su padre, ya como emperador, fue reconocer los méritos de Pinyang: la declaró princesa y le concedió el estatus de mariscal, rango que incluía servicio en exclusiva y fuerzas militares propias.

En tiempos de Pingyan, las chinas gozaban de algo más de respeto y libertad que en otras sociedades de la época. Las esposas de los emperadores, por ejemplo, eran reconocidas a menudo como consejeras políticas de sus maridos. 

2- Ana de Souza: "La princesa que mantenía un harén de concubinos travestidos (hacia 15821 -1663, Antigua Colonia de Angola)


Fuente


La princesa nació en un incierto escenario de alianzas cambiantes y conflictos permanentes entre Angola, Congo y Portugal. 

Era una niña robusta, capaz de sujetar la lanza como un guerrero. La leyenda cuenta que a medida que se hizo mayor su carácter se hizo más fuerte, orgulloso y decidido, características imprescindibles para mandar. 

Cuando su padre murió en 1617, su condición de mujer le impidió subir al trono, así su hermano Mbandi sería el elegido.

Nzinga nunca aceptó que su hermano ostentara el poder, por lo que desde su padre murió fraguó un plan para desbancarlo. Siempre buscó el apoyo de los portugueses para defender su causa. Y teniendo en cuenta la realidad de las colonias de África Central, la mejor manera de conseguir su objetivo era aceptar la religión de los invasores, así que en 1622 decidió bautizarse y convertirse al cristianismo. Fue entonces cuando adoptó su nuevo nombre, Ana de Sousa, que era el de la esposa del gobernador. 

Su coronación precipitó casi automáticamente una revuelta interna, por lo que nuevamente tuvo que pedir ayuda a los portugueses pero, para su desgracia estos se aliaron con su rival. Esta tensa situación desembocó en uno de los acontecimientos más macabros del reinado de Ana: su alianza con los imbangala, grupo de mercenarios y saqueadores.

En una ocasión se presentó públicamente como el rey de los mbundu y tomó varios esposos simultáneamente, llegando a acumular hasta cincuenta o sesenta. Los llamaba las "concubinas", los obligaba a vestirse como mujeres y a dormir en la misma estancia  que sus damas de compañía, pero si a alguno se le ocurría insinuarse a alguna de ellas, era inmediatamente ejecutado. 

En el campo de batalla dirigía a las tropas con habilidad, mientras que sus damas de compañía, a las que equipaba y entrenaba como soldados, le hacían de guardaespaldas. 

En 1650, tras veinticinco años de contienda, Ana consideró que políticamente le interesaba volver a hacer las paces con la corona portuguesa. Como había vuelto a abrazar la fe cristiana autorizó la entrada de embajadores y misioneros portugueses, adoptó los usos de la moda europea y restableció el intercambio comercial con los esclavistas lusos.

Pero a su muerte, en 1663, la aparente paz de su reino volvió a romperse con una nueva batalla por el poder.

3- Justa Grata Honoria: "La princesa que casi tumbó al imperio romano" (hacia 417-452, Imperios romanos de occidente y de oriente)


Fuente

Honoria era hija de Gala Placidia Augusta, mujer de férreas convicciones e hija del difunto emperador romano Teodosio I.

En el ámbito familiar Honoria había crecido en un tenso ambiente de intriga e incertidumbre, siendo testigo de las manipulaciones y los abusos de su madre hacia quienes la rodeaban. Gala se salió con la suya y logró que Valentiniano fuera coronado emperador, mientras que a Honoria la obligaron a pasar el resto de sus días en Rávena, urbe aburrida pero estratégicamente importante. Por orden de su hermano, la forzaron a llevar una vida de celibato cristiano, una decisión más política que piadosa.

Según algunos biógrafos la princesa fue acusada de tramar junto a su amante Eugenio, un plan para matar a su hermano y hacerse con el trono. A partir de ese momento Honoria fue enterrada en vida: tras el asesinato de su amante se le prohibió entrar en Constantinopla y fue ofrecida en matrimonio a un soporífero senador romano leal a su hermano.

Esto no le hizo gracias y decidió sumar fuerzas con el rival, Atila. Le escribió una carta y este se mostró encantado, ya que era una gran oportunidad para hacerse con el imperio. 

Su plan fue descubierto, le quitaron su título de Augusta, la casaron por la fuerza con el senador y la expulsaron de ambas cortes. 

Lo que le sucedió a ella tras ese episodio no está claro. Parecer ser que Honoria inspiró a otras princesas, que también intentaron librarse de matrimonios poco convincentes invitando a los bárbaros a tomar el té. 

Y esto es todo por hoy, espero que hayan disfrutado la publicación conociendo la historia de estas tres mujeres. 

La fuente utilizada para la creación de este contenido es el libro "Espejito, espejito ¿quién es la más rebelde? de Linda Rodríguez McRobbie.


Fuente






You May Also Like

20 comentarios

  1. ¡Hola Lau!
    Me ha encantado tu post. No conocía a ninguna de ellas y sus historias me parecen sumamente interesantes.
    ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vito! me alegra que te haya gustado, yo tampoco conocía nada de su historia hasta ponerme a investigar.
      Gracias por leerme. Besos

      Eliminar
  2. ¡Hola Laura! Me encantó la entrada, muy interesante con información que creo muy pocos saben. Tu iniciativa de mujeres vuelvo a comentarte es buenisima.

    Un beso, nos estamos leyendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pauli! Muchas gracias por tus comentarios, siempre tan cariñosa. Un beso, nos leemos.

      Eliminar
  3. Holaaa, amé la entrada. Ojalá se nos enseñara de ellas en las clases de historia.
    Un beso, Kate de bananabooksuy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kate! Tal cual, parece increíble que estas mujeres hayan sido borradas de un plumazo de los libros de historia. Besos y gracias por leerme.

      Eliminar
  4. Me encantó la entrada. No conocía a ninguna de ellas y son todas re interesantes. Gracias por compartirlo.
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Agus! Gracias a vos por participar y pasarte a leer y comentar.
      Nos leemos.

      Eliminar
  5. ¡Hola!

    La verdad que me encantó tu post, amé aprender sobre ellas y saber sobre sus vidas: gracias.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Qué bueno te haya gustado, así tiene sentido compartir. Besos y gracias por leerme.

      Eliminar
  6. Me encantó tu entrada. Tan sólo conocía a la primera de estas interesantes mujeres.Es una lastima que no se enseñe sobre ellas en las escuelas son personajes históricos de lo más interesantes y además grandes mujeres.
    Saludos, nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fede! qué bueno que te gustó, verdaderamente es una lástima. Saludos, nos leemos.

      Eliminar
  7. ¡Hola Lau! Tremenda entrada, me encantó descubrir a estas tres princesas rebeldes. Personajes así deberían tratarse más en las clases de historia.
    ¡Beso! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Santi, gracias por pasarte a comentar. Sin dudas deberían incluirlas en los programas.
      Besos, nos leemos

      Eliminar
  8. ¡Hola Laura!
    Me gustó mucho conocer a estas "princesas", principalmente Ana de Souza. Ya había oído algo sobre Nzinga, pero no conocía su historia de lucha.
    Todas son mujeres fuertes e inspiradoras.
    Abrazos, nos leemos.

    Blog Impressões de Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María! qué bueno leerte por acá. Sería interesante que todos conociéramos las historias de estas mujeres, sin dudas sería inspirador.
      Besos y gracias por leerme.

      Eliminar
  9. ¡Hola Lau!
    Me encantó cómo le diste un giro de tuerca a las opiniones de las princesas con esta entrada.
    Estoy trabajando en mi propia entrada para aportar mi granito de arena para este emprendimiento.

    Nos leemos ^^
    Day

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Day! qué lindo tenerte por acá. Me alegro que te haya gustado, me cansé de los estereotipos, en los que no encajo, además. Diría Chimamanda, nos son falsos pero son incompletos.
      Besos, nos leemos.

      Eliminar
  10. ¡Hola, Laurita!
    Magnífica tu entrada, realmente apunta al objetivo de dar visibilidad porque realmente hay muchos estereotipos sobre las "princesas" y con esta publicación que nos compartes nos ayudas a verlas de otra manera.
    ¡Te felicito por tu iniciativa! Disfruto de como está llevándose adelante por los diferentes blogger.
    Nos leemos.
    Un café y te cuento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vito! Muchas gracias, también disfruté muchísimo. Besos y gracias por leerme.
      Nos leemos.

      Eliminar