Hablemos de... mitos con respecto a la lectura y los libros



Hola ¿cómo están? he visto y leído varias publicaciones en las que otros lectores aconsejan a los lectores principiantes sobre cómo, por qué y para qué leer.

"Me saltó la térmica" ante tanta afirmación falaz y decidí escribir esta entrada, de antemano aclaro: es mi opinión, por lo tanto, es pasible de discusión. 

Sin más dilación, empecemos:

1- Leer te hace mejor persona.



No, leer no te hace mejor persona, de hecho conozco a muchísimas personas que leen mucho y son incapaces de ser empáticos y de analizar la realidad desde diferentes perspectivas, más allá del discurso hegemónico. 

2- El que no lee clásicos, no lee. 


Este tipo de comentario rancio me recuerda a un colega que en un conversatorio con alumnos alegó haber empezado a leer la Ilíada a los diez años, en la versión original. 


No existe la literatura de primera o segunda clase, cada lector elige qué quiere leer y cómo quiere hacerlo. 

3- Las lecturas obligatorias realizadas en los centros educativos, alejan a los alumnos de la lectura. 



Error, lo que aleja a los alumnos de los clásicos son las malas decisiones de los docentes al abordar la lectura del mismo. 

Convengamos que la literatura es un arte, por lo tanto, hay una búsqueda del placer estético a través de la palabra. Los clásicos son excelentes modelos para mostrar eso al lector que, muchas veces no llegaría a él por iniciativa propia. 

4- Para leer es necesario: comodidad, silencio y una buena iluminación.


Ok, la imagen de un lector aburguesado, típico de los cuentos de Cortázar "arrellanado en su sillón  favorito" es, muchas veces, una utopía. 



Pensá un segundo, este sería un lector privilegiado. ¿Qué ocurre con aquel que comparte con tres hermanos más la habitación? ¿y aquel que llega por las noches de trabajar y no posee una super iluminación? 

Cada lector, buscará las condiciones básicas para resistir a la agónica realidad, leyendo, a su manera.

5- Por último: Lo importante para ser un buen lector es tener contacto con el objeto - libro.


¿Volvemos al tema de los privilegios? 



No, lo más importante para ser un buen lector es LEER, sin importar si el libro es nuevo o no está de moda, si te pertenece o es prestado, si es formato físico, electrónico o audiolibro. LEER. LEER.

Ok, ya me calmo. 

¿Qué me cuentan? ¿coincidimos en alguna opinión?

18 comentarios:

  1. Hola!
    Aplaudo tu entrada. Totalmente de acuerdo.
    PD: El gif del segundo punto, es mi reacción, totalmente XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nicolás! Qué bueno que te haya gustado, siempre hago esa cara.
      Saludos, nos leemos

      Eliminar
  2. Estoy de acuerdo con todo, jaja. Aunque yo empecé de chica leyendo clásicos, pero no ando recomendando que la gente haga eso. No significa que los haya entendido al 100% a esa edad. Tampoco entiendo por qué la gente asocia la lectura con síntoma de ser buena persona y ser inteligente... Pero bueno, hay que saber también que muchas cosas que se dicen en redes sociales tienen poca reflexión detrás. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yani! Nada contra la gente que lee clásicos desde pequeña, el tema es que su comentario fue muy snob.
      Con respecto a los comentarios con poca reflexión, me preocupa que sea gente de los libros que los haga por eso escribí esta entrada.

      Eliminar
  3. ¡Hola Lau!
    Estoy super de acuerdo con todo lo que decís. En particular en el punto 2, no con los clasicos pero si con la literatura juvenil. Muchas personas desprestigian este tipo de libros y a mi me encanta. Es muy molesto cuando lo dicen porque como vos decis, cada uno lee lo que quiere y lo que le gusta. Ningun libro es menos o más que otro.
    ¡Me encantó la entrada!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Aldi! el tema con la literatura juvenil es que los que han leído mucho se cansan de la repetición incansable de estructuras y tipos de personajes y temáticas abordadas, pero estamos de acuerdo, cada uno lee lo que se le plazca.
      Besos, nos leemos

      Eliminar
  4. Ugh. Esas frases. Estoy totalmente de acuerdo con todas, pero sobretodo con la última. Personalmente mi biblioteca no cuenta con innumerables ejemplares, y cuando arranque a ser una lectora constante (pongamosle que tenía 10 - 11 años) mis padres no contaban con el dinero para mantener mi ritmo de lectura, me hice socia de una biblioteca y pedía libros, los descargaba en la computadora (porque no había e-reader ni celular) y leía como podía. Además compartía cuarto con mi hermana chica y no siempre había comodidad y silencio para leer, pero me las arreglé. Y en cuanto a la literatura en el aula, ya te lo he comentado pero tuve una profe que me hizo amar la literatura, así como también tuve otra que me hizo odiar leer. Es así. Y no voy a seguir comentando porque escribo un post entero jajaja.
    Nos leemos Lau, besotes ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pauli! qué bueno es encontrarse con una lectora real!
      Escribí esta entrada porque cansa que vengan con esa carga de privilegios y a alejar posibles lectores con esa sarta de prejuicios.
      Nos leemos, besos

      Eliminar
  5. Hola Lau.
    Pienso igual, sobre todo en lo que refiere al objeto libro. Claramente no todos tenemos las mismas posibilidades, así que nadie puede hacerte sentir mal o peor por no tener x cantidad de libros.
    Y lo de los clásicos, que bobada. Yo leí a Kafka con nueve años, y no por eso me siento mejor lectora. Simplemente fue un libro más en el camino lector.
    Que pena la gente que piensa así.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mar! Una pena que muchos lectores piensan así, por eso necesitaba escribir esta entrada.
      Nos leemos, besos

      Eliminar
  6. ¡Hola Lau!
    Coincido totalmente, yo me acerqué a la lectura siendo una infante en 2002, me acuerdo que tenía pocas clases porque la maestra estaba media complicada de salud y mientras no encontraban docentes, en casa no había plata como para pagar alguien que me cuidara. Así que pasé muchas horas refugiada en la biblioteca de Canelones y en la biblioteca de Santa Rosa, porque mis papás se dividían llevarme al trabajo.
    Me alimenté mucho gracias a las bibliotecas, sobre todo la de Santa Rosa, que cuando habían libros demasiado viejos para prestarlos un amigo de mi papá, conociendo la mala situación económica de mis papás, me los reencuadernaba para regalarmelos a escondidas, total, ellos los iban a tirar.
    A día de hoy miro mi biblioteca o paso por una librería, se me antoja algo, toco el bolsillo y siento plata para comprarlo, que durante muchos años una pequeña Giorgina no pudo.
    Ojalá las nuevas generaciones aprovechen que en Uruguay tenemos la biblioteca Ceibal (que también la uso) sinceramente es un lujo.
    No niego ni afirmo que me quedé sensible recordando como iba a la biblioteca, me sentaba siempre en la misma mesita al lado de la ventana para ver llover o que me diera el solcito para calentarme en todas esas horas que esperaba a mis papás.

    ¡Un abrazo y un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Gio! qué linda tu historia! Necesitaba escribir esta entrada y tengo algunas más en la cabeza porque hay mucho doble discurso.
      Besos, nos leemos

      Eliminar
  7. Pues, super de acuerdo. Y al último punto quería comentar o agregar algo, no sé xD La lectura o mercado de los libros se ha visto muy inmerso en el capitalismo, creo yo, y eso hace que la lectura se vuelva como algo para presumir y empezar con el estigma de "yo tengo más libros que vos". Todo ese mercado de las 10 ediciones diferente por cada libro que sale y se hace famoso, ya me parece demasiado. (Sí, Rowling, te estoy hablando a vos).
    Cada uno debería poder elegir qué libro leer, cómo, dónde y cuándo quiere o puede. Yo no suelo leer novedades y voy bastante atrasada conociendo autoras o libros que en su momento fueron todo un boom, y no me molesta, y a nadie debería molestarle o decirme algo por eso.
    En fin, que estoy muy de acuerdo con todo lo que dijiste.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lamentablemente estamos más preocupados por el producto que por el mensaje, definitivamente parar de comprar libros fue una buena decisión.
      Besos, nos leemos

      Eliminar
  8. ¡Hola Lau! Estoy muy de acuerdo con todo lo que comentaste, sobre todo lo que más me molesta es eso de que se desprestigien determinados géneros literarios y a sus lectores. Cada uno lee lo que quiere y puede, lo importante es hacerlo.
    Nos estamos leyendo, ¡besote!

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo con varias, pero sólo parcialmente con la segunda. Un comentario en el segundo punto lee "No existe la literatura de primera o segunda clase," lo cual suena a un relativismo estético que personalmente considero absurdo; es decir, "El Alquimista" de Coelho, la saga "50 Sombras de Grey" encuentran todos un mismo mérito artístico o literario que un Paraíso Perdido de Milton o, para mencionar uno no tan clásico, Mason & Dixon de Pynchon.

    Ciertamente no creo que una persona debería ser juzgada por leer YA, o libros de otro género, por lo que el comentario del colega no se puede imaginar en ningún contexto agradable, mas no por esto soy de la opinión de que todos los libros son de la misma "clase," lo que entiendo como no todos los libros tienen el mismo valor artístico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado, en cuanto al valor artístico estamos totalmente de acuerdo. Tal vez, con el propósito de no extenderme no fui clara. No he leído a Pynchon pero estoy segura que no puede compararse estéticamente con ninguno de los libros citados, aunque estaremos de acuerdo que nadie comienza leyendo a Milton y, si el lector que se inicia escucha que lo que lee es una porquería, probablemente no le interese seguir haciéndolo.
      Lamentablemente hay lectores a los que lo estético no les interesa, solamente se entregan al placer de "irse desgajando línea a línea" de lo que los rodea.
      Saludos, gracias por su aporte.

      Eliminar